domingo, 6 de marzo de 2016

Arena eres...



Arena…
Símbolo por excelencia del paso del tiempo, de la erosión, de la transformación de la naturaleza, de la destrucción, de la decadencia, de la muerte.
El reloj de arena es el artilugio perfecto que aúna el propio tiempo con el material que es la consecuencia del paso de ese tiempo.
Todo se erosiona. Hasta la roca más dura y antigua se transforma en polvo y arena. Por lo tanto podemos deducir que todo es arena en potencia, pues todo termina deshaciéndose.
Este es el concepto de la obra “Arena eres…”, que muestra una serie de objetos de muy distintas naturalezas, naturales y artificiales, unificados bajo la apariencia de arena, arena en potencia, que es en lo que simbólicamente terminarán convirtiéndose.
El ciclo geológico de la transformación roca/arena es un proceso circular, como todo ciclo, sin principio ni fin: la roca se erosiona / se transforma en arena / la arena se compacta en roca sedimentaria / esta roca se convierte en metamórfica / se funde en magma / resurge como roca ígnea / vuelve a erosionarse... Además, tanto las rocas sedimentarias como las metamórficas pueden atajar en el ciclo y erosionarse directamente, con lo que la arena real y la arena en potencia están presentes y conviven en cualquier estadio de la naturaleza.

"Arena eres..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario