lunes, 7 de marzo de 2016

Anaglifo


Obra para ser vista con gafas para tres dimensiones, rojo/azul.


"Anaglifo de bodegón con botellas" ADQUIRIDO

Celtiberia

"Jinetes. Tiermes"

"Buscando libertad. Pico Frentes"

"Centurión"

Intervenciones

"Intervención II"

"Intervención XIII"

Mentes vacías


Este proyecto está basado en las obsesiones, en las debilidades humanas, en aquellos tipos de pensamientos que llegan a saturar y a colapsar las mentes que los albergan, provocando como consecuencia la anulación del resto de los pensamientos e intereses del individuo afectado, el vacío del resto de su mente y el aislamiento de la persona. En muchos casos son manías que en ocasiones llegan a convertirse en enfermedades. La ludopatía, el alcoholismo, la avaricia, el exceso de importancia que se da al fútbol y tantas horas baldías ante el televisor, son los cinco temas plasmados en esta serie de esculturas. Presentadas como restos encontrados de especímenes de nuevos parientes del Homo sapiens, que los científicos habrán de estudiar, este proyecto es un toque de atención sobre el poder de nuestra mente y los riesgos de su vacío.

"Homo televisus"

"Homo alcohólicus"

"Homo monetarius"

"Homo spherópodus"

"Homo lúdicus"

domingo, 6 de marzo de 2016

Sueños esculpidos


Las fuentes en las que calma la sed y se refresca la inspiración de los artistas y de los creadores en general pueden ser de muy diversa índole: la contemplación de la propia naturaleza y del mundo que nos rodea, la revisión de obras plásticas ya concebidas, la combinación consciente de ideas diversas, la música, la literatura en prosa y la poesía, las drogas… Pero existen aún otros abrevaderos para la inspiración, a los que el hombre ha acudido también desde tiempos inmemoriales: el mundo del inconsciente, tanto el inconsciente colectivo, -concepto que acuñó y desarrolló el psiquiatra Jung-, como el inconsciente personal, que acabó defendiendo Freud. El inconsciente está latente en nuestra vida casi de manera constante, pero es durante los sueños, cuando la censura del preconsciente baja la guardia, cuando intenta liberarse de una manera más directa, adquiriendo formas extrañas que despisten dicha censura y sean capaces así de aflorar a nuestra consciencia. Estas formas soñadas (símbolos, arquetipos,…) son las que después, según Freud, requieren una profunda interpretación.


Las obras de este proyecto han sido todas ellas extraídas del mundo onírico del autor, del cual lleva un registro gráfico de pequeños bocetos, y en ocasiones de escritos, desde que comenzó con la pintura, hace ya muchos años. Algunas de estas imágenes aparecían en sus sueños formando parte de la propia escena, como objetos “reales” dentro del propio sueño, pero otras aparecían como obras de arte ya creadas, o bien en formato de escultura o en formato de pintura, de forma que de una manera muy profunda el autor siente que esas obras ya existen como tales en el inconsciente, quizás colectivo, así que tiene la necesidad ineludible de trasladarlas al mundo físico de la realidad consciente. En las ocasiones en que sus visiones eran pictóricas, procuraba pasarlas a lienzo, pero en casos como los sueños que han motivado las obras presentes, cuya tridimensionalidad era evidente, el autor ha preferido plasmarlas de manera escultórica, sobre todo en el caso especial de la obra “El sueño de la fuente sonora”, donde además se incorpora la cuarta dimensión del tiempo, con el movimiento del agua y del mecanismo de percusión, y el sonido resultante.



 "El sueño de la fuente sonora"

"El sueño de la mano" ADQUIRIDO

"El sueño del hombre-espino"

"El sueño del viaje" ADQUIRIDO

"El sueño del árbol-pavo real"

Territorio interior



Este proyecto parece asentarse en la complejidad de percepción que se consigue al alterar la escala de ciertos elementos. Esta falta de referencias escalares está unida a un interés constatado por la representación sobre un plano de cualquier tipo de geografía. Se incluye también en este trabajo la preocupación por nuestra materia interior, por la esencia de la que estamos hechos, y que nos convierte a cada uno de nosotros en un mundo único e irrepetible. Esta cuestión microscópica se enlaza con el universo telescópico, que es también uno de los temas recurrentes favoritos del autor. Este trabajo está basado en la sangre y el cuerpo, y las distintas maneras de acercarse a su percepción a través de símiles como mapas y planetas.


El microcosmos que conforma la sangre que nos inunda, a una escala a la que no estamos acostumbrados a observar, a través del microscopio, nos ofrece un nuevo universo, un territorio interior, desconocido y desconcertante, de escenas imprevistas e irrepetibles. A medida que nos acercamos más y más a ese universo, las imágenes obtenidas pueden parecerse a las anteriores, pero a un nivel cada vez más aproximativo, de igual manera que los fractales mantienen su forma al reducir su escala, en un empeño de autosimilitud. Estas imágenes, en sí mismas, o fusionadas con escenas del mundo a escala natural, crean una serie de nuevas ilusiones plásticas muy sugerentes.

"Planeta padre"

"Planeta nadre"

"Planetas cercanos I"

"Planetas cercanos II"

"Planeta ventral"
 
"Isla corpórea"
 
"Isla Perdida"
 
"Mapa interior I"

"Mapa interior II"







Pequeños encuentros


Este proyecto fotográfico está basado en el principio del trampantojo, del engaño visual, a través de la coincidencia en un mismo plano focal de elementos que en la realidad poseen distinto tamaño, pero que en apariencia muestran la misma escala. Gracias a esta equiparación de escala junto con un mismo grado de enfoque óptico para ambos elementos, se crea la ilusión de estar ante una escena real que en principio resultaría imposible. Una vez más nos encontramos ante la dualidad falso/verdadero en cambios de escalas.

La figura humana marca siempre la escala de cualquier composición; así pues, a lo largo de todo este proyecto podría parecer que los muñecos son grandes figuras del tamaño de una persona, pero sin embargo el autor ha querido que esas figuras fueran “los protagonistas a escala real”, y por lo tanto que la figura humana que aparece junto a ellas pareciera que ha encogido. De ahí el título del proyecto, “Pequeños encuentros”.

"Músicos"

"Lucha"

"Atraco"

"Madelman y borracho"

"Spiderman y espadachín"

"Urukhai y pistolero"

"Pequeño encuentro de ajedrez"

"Pequeño encuentro medieval" ADQUIRIDO 1/10